¿Acabas de recibir un escrito de la Agencia Tributaria abriéndote un procedimiento de inspección?

Seguro que lo primero que has percibido al recibir ese escrito, es un sentimiento de angustia, de incertidumbre, del que piensas inmediatamente que te van a sacar un montón de dinero, o que incluso te vas a ver vendiendo todo lo que tienes para poder pagar esa deuda que te imaginas tan grande que no vas a poder pagar, ni siquiera con todo el patrimonio que tienes.

Lo primero que te recomiendo, ante ese escrito de citación que acabas de recibir, es conservar la calma, sí, ya sé que es difícil, te entiendo, ni siquiera te van a valer esos libros de autoayuda; pero no todo está perdido, como nos decían los mayores cuando éramos pequeños: “más se perdió en Cuba”.

Bueno, después de algunas inspiraciones y expiraciones profundas que acabas de hacer, o si lo ves mejor, después de tomarte algunos pelotazos, aunque sea solo, sin compañía, sin ningún amigo petardo o tostón o conocido, a tu lado, que te esté desmoralizando (porque todavía no has tenido valor de comunicárselo a tu pareja), lo primero que te recomiendo es leer de nuevo la carta de citación a la Inspección que has recibido de la Agencia Tributaria, despacio, como si estuvieras leyendo una novela del Oeste, o viendo una película romántica.

Yo creo que esta última imagen puede que contribuya a crearte un estado de ánimo que te permita conciliar el sueño y afrontar mañana la visita a tu asesor fiscal o a tu Gestoría, pero rezando para que no te toque uno de esos asesores que cuando le lleves la carta de citación para la inspección te diga con algunas gotas de sudor en su frente:

-¡Uf!, ¡madre mía!, ya te advertí muchas veces que no engañaras a Hacienda, porque si te pillaba te iban a machacar.

Y tú, después de escuchar esas palabras de tu asesor, quizá pienses que no sabes a lo que él se refiere, porque, que tú sepas, siempre le has entregado toda la documentación que te ha pedido. ¿Y qué quiere decir él con que te van a machacar, qué quiere decir con eso de que te van a quitar todo lo que has conseguido crear desde la nada?, ¿así, de pronto, de un plumazo?

(Continuará)

Santiago Charro

Economista

Abogado